WEBMAIL
 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
Inicio | Historia | Misión y Visión | Ediciones | Contáctenos | Comisión

BÚSQUEDA POR TEMA :
MINISTERIO
IGLESIA
HISTORIA
ALABANZA
MOTIVACIÓN
FAMILIA
MUJER
SALUD
UNIDAD
JÓVENES




 
 

 

ALBERTO CADENAS CASTILLO: MINISTRO NONANGENARIO Y ENTUSIASTA

Por Lic. Cándido Ramírez*

 

Tan cálida, como la ciudad donde vive, fue la recepción que nos dio al equipo de LUZ Y VIDA, el nonangenario y entusiasta, Pastor del Ministerio Cristiano Nueva Jerusalén de las Asambleas de Dios (MCNJAD) en la ciudad de Usulután, junto a su hijo Elí Abimael Cadenas Villalobos, Pastor Asociado.

Nacido en mil novecientos veintisiete e ingresado al trabajo pastoral de Las Asambleas de Dios en mil novecientos cincuenta y nueve, el Pastor Alberto Cadenas Castillo, ha sido instrumento de Dios para la extensión de su Reino; especialmente en el MCNJAD, donde ha laborado ya casi cincuenta y tres años.

El Pastor Elí Cadenas, como se le conoce popularmente, nos acompaña y complementa la información, que su venerable anciano padre, proporciona a este medio. Al mismo tiempo que nos cuenta, visiblemente emocionado y con lágrimas en los ojos, el desafío que el Señor le hizo a su vida, llamándolo al ministerio con voz audible, durante uno de los cultos de la Asamblea General de la Conferencia Evangélica de las Asambleas de Dios, en el año mil novecientos noventa y tres.

La cordial reunión se realizó en las oficinas del Ministerio Cristiano Nueva Jerusalén, ubicada sobre la Novena Avenida Norte de la Ciudad de Usulután

Cuéntenos acerca de sus orígenes

Nací en el año mil novecientos veintisiete, en el Cantón El Tortuguero, [jurisdicción] de Atiquizaya, [departamento de] Ahuachapán. Mis padres: Alberto Cadenas y Francisca Castillo Acepté a Cristo el trece de diciembre de mil novecientos cincuenta y tres, en la Iglesia “Damasco” [Asambleas de Dios] [de la ciudad de] Ahuachapán.

¿Y qué nos dice acerca de su familia?

Mi esposa: María Graciela Villalobos de Cadenas. Mis hijos: Heber Esaú, Joel Alberto, Elí Abimael y Aracely Abigaíl.

¿Qué edades y ministerios tienen sus hijos actualmente?

Las edades de mis hijos son 54, 52, 50 y 47 años. A pesar de que se fueron y me dejaron solo, mis hijos no se desconectaron de mí. Siempre se han comunicado conmigo.

Gracias a Dios, mi hijo Elí decidió regresar en mil novecientos ochenta y siete y apoyarme en el trabajo pastoral, al grado que hoy es el Pastor General de la iglesia. Yo solo lo apoyo y lo acompaño.

Mis otros hijitos, que viven en Estados Unidos, sirven al Señor allá; uno en la Iglesia que dirige el hermano Dante Gebel y mi hija con el doctor McCarthur en San Fernando Valley, California.

¿Cómo y cuándo inició el trabajo pastoral?

En la iglesia donde me congregaba, mis amigos pastores me animaban. Yo no quería porque tenía temor de no cumplir; pero en una convención de Embajadores de Cristo, cuando hicieron el llamado a aquellos que deseaban ir a la Obra del Señor, ya no resistí y pasé al frente. El siguiente año, en mil novecientos cincuenta y nueve tomé la decisión y fui al Instituto Bíblico [“Betel”] en Santa Ana. Mis profesores fueron Rafael Williams, Arturo Lindvall, David Stewar, Loida de Stewar, Antonio Morales, Fidel Amaya y José Irene Granados (“Papa Chepe”).

Salí al ministerio bajo el pastorado del hermano Bernardo López de la Iglesia “Damasco”.

Durante mi tiempo de estudios comencé a ministrar en la Colonia Manzano, San Salvador, en mil novecientos cincuenta y nueve; luego fui a pastorear durante seis años en [la primera Asamblea de Dios de la Ciudad de] La Unión.

Cuéntenos algunas de las luchas más fuertes que ha vivido en su ministerio pastoral en esta iglesia.

Llegué a Usulután el veinticinco de julio de mil novecientos sesenta y seis. Este año cumpliremos cincuenta y tres años. Recibí 25 personas. Unos pocos meses después de tomado el pastorado, hubo una revuelta, que necesitó la intervención de los Presbíteros y hasta del Superintendente Nacional; a pesar de la oposición de algunos miembros, continuamos trabajando acá con el apoyo de Dios – principalmente-, y de los líderes de la Obra y los miembros que se quedaron conmigo.

Otro problema que tuve que enfrentar fue la dolorosa separación de mi esposa, quien viajó hacia Estados Unidos en mil novecientos setenta y cuatro. Me dolió bastante.

En mil novecientos ochenta y cuatro recibí otro golpe, cuando mis hijos también viajaron a Estados Unidos y me dejaron prácticamente solo.

En la iglesia, después de la revuelta que le mencioné, no hemos vuelto a tener ninguna otra situación parecida, gracias a Dios. La gente nos ama y nos apoya. Son muy cooperadores y sumisos.

Cuéntenos las bendiciones que ha vivido en el ministerio pastoral

En La Unión, el Señor me permitió fundar una iglesia en la Isla El Salvadorcito.

Aquí, Dios nos ha bendecido, pues contamos con cuatrocientos cincuenta miembros en propiedad y diversos ministerios y por ello hemos tenido la necesidad de ampliar las instalaciones del templo, adquirir dos terrenos anexos donde funcionan el colegio y las aulas para clases de Escuela Dominical; y proyectamos seguir creciendo.

Fundamos iglesias hijas en El Cantón La Peña y en la Colonia La Poza. Con el Ministerio “Compasión” servimos a los necesitados con atención médica y medicinas gratuitas, visitas y ayuda a los hospitales, atención a indigentes, a quienes les ofrecemos un desayuno gratuito, cada domingo.

En el año dos mil cinco fundamos el Canal 66, que transmite a través de la señal de CABLE SAT para la ciudad de Usulután y sus alrededores. Fue una bendición, pues los equipos son propiedad de la Iglesia, donados por hermanos en los Estados Unidos, especialmente de la congregación del muy querido Pastor Pedro Orantes, en Los Ángeles, California.

Nos permite llevar el mensaje fresco de la Palabra de Dios, además de promover la iglesia.

Todos estos proyectos se patrocinan a través de las ofrendas de la congregación y ayudas que Dios provee por diferentes medios.

¿Qué proyectos tiene la iglesia para los próximos diez años?

Queremos expandir la iglesia a través del evangelismo. Especialmente el evangelismo relacional.

Tenemos planes de seguir adquiriendo propiedades para establecer oficinas e instalaciones para los ministerios de la Iglesia.

El próximo mes el Ministerio Compasión, de nuestra iglesia, va a irse al parque central de la ciudad para ofrecer una “escalada ministerial”. Vamos a llevar juegos para los niños, payasos cristianos, servicio de medicina y odontología y, por supuesto, evangelismo a través de cada uno de esos servicios.

Comprar otras propiedades para seguir expandiendo los servicios que damos a la comunidad es otro de los anhelos para los próximos años.

También, esperamos adquirir una casa pastoral, pues la que había, es parte de la ampliación del templo.

Somos una iglesia misionera. Apoyamos el trabajo evangelístico nacional e internacional. También, la plantación de iglesias con la Comisión de Evangelismo del distrito con el que trabaja la iglesia. Esperamos seguir sirviendo ahí también.

Nos gustaría fundar un asilo para ancianos. Realmente, solo el Señor sabe cuándo se dará a luz ese proyecto.

¿Qué consejos da a la nueva generación de pastores para tener un ministerio fructífero y estable como el suyo?

Ser obedientes a Dios y también a las autoridades eclesiásticas, como los Presbíteros de Zona y a los Ejecutivos. Cuando no hay sujeción a los líderes es imposible la estabilidad y crecimiento.

Deben armarse de coraje y ser “aguantadores”. Es cierto que como decía el hermano Pastor Lemus, “no somos monedita de oro para caerle bien a todos”; pero a algunos sí podemos ayudar y bendecir.

¿Qué llamado harían a los hijos de los pastores?

Especialmente a aquellos que han desertado de la iglesia: Necesitan superar el problema de haber sido marginados, maltratados; y que se encuentran resentidos. Permitan que el Señor sane su corazón, no dejen que la amargura los consuma.

Los padres pastores deben tener el cuidado de no transferir a sus hijos los problemas de la iglesia. Dios quiere sanar los corazones de los hijos de los pastores para que se gocen siendo lo que son; y no, compitiendo con la iglesia por el amor y atención de sus padres.

¿Qué personajes, aparte de Jesucristo, han impactado su vida en el ministerio?

Arturo Lindvall fue uno de mis mentores; me acompañó en el trabajo ministerial. David Stewar ha sido uno de los modelos. Hermanos José Gustavo Galdámez y Juan Alberto Benavides, han impactado mi vida.

TIRO AL PLATO.

¿Qué significa para usted…?

La BIBLIA

La Palabra de Dios

LA FAMILIA PASTORAL

Es una bendición para el Pastor

EL INSTITUTO BÍBLICO “BETEL”

De gran importancia. Enseña la Palabra [de Dios]

EL COMITÉ EJECUTIVO

Guiadores de la Conferencia

ARTURO LINDVALL

Se interesó en la evangelización del país

DAVID STEWAR

Demostró el apoyo al pastorado JEREMÍAS BOLAÑOS Un gran líder

LA REVISTA LUZ Y VIDA

Promotora del servicio y ministerio pastoral

EL MINISTERIO PASTORAL Una gran cosa

LA IGLESIA NUEVA JERUSALÉN

La iglesia que nos apoya

ELI ABIMAEL CADENAS

Un gran apoyo. Me va a despedir de la vida.

 

MENSAJE FINAL PARA LUZ Y VIDA

A los líderes de la Revista los animo a seguir trabajando, sus publicaciones son de gran importancia. Los amo mucho. Agradecemos a LUZ Y VIDA haberse tomado el tiempo para visitarnos y publicar estas vivencias.

 

 

 

 

 
 

 

INICIO | HISTORIA | MISIÓN Y VISIÓN | SUSCRIPCIÓN | CONTÁCTENOS | WEBMAIL

luzyvida.com.sv © 2010 All Rights Reserved.