WEBMAIL
 

Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 
Inicio | Historia | Misión y Visión | Ediciones | Contáctenos | Comisión

BÚSQUEDA POR TEMA :
MINISTERIO
IGLESIA
HISTORIA
ALABANZA
MOTIVACIÓN
FAMILIA
MUJER
SALUD
UNIDAD
JÓVENES




 
 

 

INFLUENCIA DE LA FAMILIA CRISTIANA EN LA SOCIEDAD

Por Pastor Elid Dodanim Magaña*

 

Cuando una familia cristiana influye en la sociedad, siempre surgen resultados evangélicos positivos, aunque los conceptos culturales de familia, varíen con relación al tiempo y lugar, el efecto siempre será favorable al evangelio del Señor.

El concepto de familia en los tiempos bíblicos difiere de la moderna institución. “La familia hebrea era mas numerosa que la de hoy en día, pues incluía al jefe de la familia, sus padres si vivían, su esposa o esposas e hijos, sus yernos y nueras, sus esclavos, invitados y extranjeros, que estaban bajo su protección; el matrimonio se arreglaba entre el padre del novio y la familia de la novia, por quien se entregaba una dote al padre. Génesis 24:

Se practicaba la poligamia y el concubinato, aunque Dios no favorecía esa práctica. El marido podía divorciarse de la mujer, pero no la mujer del marido. El padre de una familia tenía el poder de la vida y de la muerte de sus hijos. Deshonrar al padre era castigado con la pena de muerte, Exodo21:15-17. El concepto del Nuevo Testamento se ajustaba al del Antiguo Testamento. Disponía y ordenaba que los padres y los hijos los maridos y sus esposas, los amos y los esclavos, vivieran juntos en armonía y amor”. Efesios 5:22 y 6:9. ( Merrill C. Tenney).

No era muy común que una familia hebrea influyera en la sociedad pagana, Dios les prohibía relacionarse con otras culturas para evitar así la influencia de la idolatría en la misma. La Biblia menciona un caso muy especial. El de una muchacha de familia israelita, que fue llevada cautiva por unas bandas armadas de Siria; la cual fue tomada como sirvienta, por la esposa de Naamán, General del ejército Sirio, que estaba al servicio del rey de ese país.

La joven supo aprovechar la relación de trabajo con la señora del General, el cual tenía lepra; ella logró influir en su Señora, para convencer al general Naamán, de ir a rogar al profeta Eliseo que lo sanase de dicha enfermedad que lo atormentaba. La influencia de esta muchacha de familia hebrea, tuvo su efecto; el General aceptó dicha sugerencia y decidió ir a visitar al profeta Eliseo, quien le mandó las instrucciones como ser sano.

En primera instancia, el General se negaba a obedecer las indicaciones del profeta, luego persuadido por sus siervos obedeció, quedando sano de su enfermedad y reconoció diciendo: …”Ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel”…2º Reyes. 5: 15. ¡Que importante fue la participación de esta muchacha para que el General sanara de su lepra y reconociera al Dios de Israel!

En tiempos modernos, muchas personas en un mundo multicultural, están conociendo el evangelio del Señor a través de familias evangélicas, que de alguna manera influyen positivamente sobre sus vidas. Es digno reconocer el ministerio de familias cristianas que dejan su patria y van a otros países controlados por religiones contrarias al evangelio, donde no se puede predicar la Palabra de Dios abiertamente; aun así, entran adoptando otra cultura y desde adentro influyen positivamente en la sociedad.

De diversas maneras hacen uso de sus conocimientos, tales como la enseñanza de otro idioma, o por medio de la enfermería, o un peluquero cristiano y su esposa cosmetóloga, tratando de ganar la confianza del consumidor de sus servicios, e influir con el evangelio de Cristo de manera disimulada para evitar el peligro de la muerte, y poder seguir con la tarea de hacer discípulos.

La familia cristiana puede ganarse la simpatía de las personas inconversas en la medida de sus relaciones sociales. Debe mostrar buena conducta, que honre a Dios con sus hechos. Hay quienes que con sus labios predican el evangelio, pero con sus hechos desfiguran la obra de Dios. El profeta Jeremías dijo:…Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos. 15:19.

Somos nosotros como cristianos, los que tenemos que influir en ellos y no ellos en nosotros; que observen en la familia cristiana, un ejemplo de vida, digno de imitar, para que glorifiquen al Señor al ver nuestras buenas obras. Tratemos de que el mundo inconverso vea en nosotros la luz de Cristo y así podamos iluminar su mente y corazón y sientan el deseo de conocer al Señor y Salvador de nuestras almas.

La familia cristiana nacida de nuevo, influye con su presencia en la sociedad, por su forma de ser, vivir y reflejar la luz de Cristo en cualquier locación. A esto se le llama en el lenguaje cristiano, buen testimonio. Con estas palabras concuerda el escritor ingles, Edward Bulwer (1803 a 1873) quien refiriéndose a la influencia que se puede ejercer sobre otros escribió: “Un hombre bueno hace bien simplemente viviendo.”

De igual manera, una familia cristiana nacida de nuevo, brilla como una luz que alumbra a todos los que viven en su entorno. La familia convertida al evangelio debe evangelizar con palabra y conducta. Esa es la Gran Comisión. Una cosa es explicar las verdades del evangelio y otra es vivir de acuerdo con las exigencias dadas por Las Sagradas Escrituras.

Es un enorme privilegio responder con buena actitud al mensaje del Señor cuando dijo: “Vosotros sois la luz del mundo, una ciudad asentada sobre un monte, no se puede esconder.” De igual manera, una familia cristiana nacida de nuevo, sin importar donde viva, no se podrá esconder, porque con su evangelio de luz, siempre iluminará a quienes están en tinieblas. Todo creyente debe estar consciente de su buen testimonio, para influir positivamente a los que viven en este mundo, en las tinieblas del pecado.

 

 

 

 

 
 

 

INICIO | HISTORIA | MISIÓN Y VISIÓN | SUSCRIPCIÓN | CONTÁCTENOS | WEBMAIL

luzyvida.com.sv © 2010 All Rights Reserved.